jueves, enero 20, 2005

El preservativo reversible

Ya me extrañaba a mí. No, fanáticos del ahorro, el preservativo reversible no ha sido inventando aún, pero lo que sí son de ida y vuelta son las opiniones de la Conferencia Episcopal española, colectivo éste, que sólo ha perseverado un día en su defensa del uso del preservativo. Parece ser que dicen que es "contrario a la moral de la persona". Quizás peco de simplista, pero lo que es contrario a la moral de mi persona, es dejar que la gente se muera a causa del SIDA. Nunca una herramienta tan simple como un trozo de latéx colocado en el sitio adecuado ha podido hacer tanto por la humanidad.

10 Comments:

Blogger Mary said...

Y tanto. Yo también me extrañé pero reconozco que me lo creí.Se me olvidó por un momento que hay cosas que nunca cambian y si lo hacen aunque sólo sea un poquitín ahí está la jerarquía para poner las cosas en su sitio. El que no está en su sitio (es decir, retirado) es Fraga desde hace mucho tiempo. Supongo que habrás leído(en el mismo medio)su estupenda frase "yo que toda la vida he dicho las verdades sin condón,pienso morirme sin utilizar ninguno".De acuerdo, ya es muy mayor y como he dicho,hay cosas que nunca cambian, simplemente hay que ignorarlas; el problema son "las juventudes" a las que muchas veces se dirige, que le siguen y le admiran y que tardarán mucho más en jubilarse.

6:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ni tanto ni tan calvo.

El problema no es del preservativo en si, sino si se está dispuesto por parte del obispado a tratar a las personas como adultas, capaces de discernir por si mismas o no. Están los obispos que piensan que si, y los que opinan que no, y estos últimos prefieren normas estrictas.

El que dijo que podía ser aceptable es de estos primeros. Los que dicen que no, de los segundos.

Los partidarios de que sólo se conozca el código penal estricto (aunque sepan que a la larga se habla de casos particulares), y los que creen que hay que hablar de la jurisprudencia.

Tendrá que llegar un momento en que los partidarios de difundir sólo la norma principal admitan que somos personas mayores, y que en la práctica existen excepciones y atenuantes a la hora de aplicarla y que lo haremos bien.

Si no, sólo harán que alimentar la polémica. Polémica que es interesada.

Porque, volviendo al tema del SIDA, la Iglesia, que yo sepa, nunca te ha dicho que si tienes el sida lo hagas sin condón, sino que no lo hagas.

Si la abstinencia no es una conducta realista para alguien, siempre puede, como persona mayor, discernir que moralmente entre "cometer un pecado" por tener sexo, y cometer dos, por tener sexo y poner en peligro de muerte a otra persona, siempre es mejor la primera opción, no porque los "pecados" se sumen, sino por la gravedad de los mismos, también.

La Iglesia sólo tiene miedo realmente a abrir el melón, y que alguien pueda interpretar sus palabras como que propugna la no-castidad, cosa a la que, de momento, no quieren renunciar.

Y (ahí si que tiene que mejorar) no confía en la buena voluntad ni en el discernimiento de sus fieles.

Lo demás, es meter ruido unos y otros para intentar aprovechar la polémica para sus propios fines.


Fernando

http://bambino.blogia.com

1:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola,

esta vez escribo a tiempo, menos mal...

En este tema creo que se mezclan varias cosas, a saber: salud pública, religión, opción personal, sexualidad galopante...

Y claro, discernir de que hablar y en que orden es algo complejo. Por conviccion me tienta en exceso comentar "qué coño hace la iGLESIA hablando de salud púbica y pública", pero creo que me voy a centrar en el tema de la opción personal; en un intento de acercarme a las posturas de Javi, de predominio de libertades.

Si mi opción es practicar sexo (ojo, no procreación, solo sexo, con o sin amor) porque me da la gana a mi y a mi pareja, qué narices le importa al mundo???!!! Y por la misma, por qué me tiene que importar a mi lo que el mundo me diga?

Con este tema como siempre pensando que somos mayorcitos para asumir las consecuencias de nuestros "actos", pienso que lo mejor es pasar de manera olímpica de lo que diga esa entidad y/o cualquier otra que no demuestre un mínimo de sentido común (sabido ya que es el menos común de los sentidos).

Claro que supongo que en un caso como el mio, ateo confeso (no confunfir con agnostico convencido), es más fácil que para aquellos que realmente tienen fé... aunque supongo que se puede pensar que tal vez estos individuos no representan lo que realmente el sumo Hacedor piensa.

Salu2.

Fry

12:45 p. m.  
Blogger quenos said...

en mi pais la iglesia aun tiene influencia en las decisiones relevantes al bienestar de la comunidad. si bien es escuchada; y, un poco debatido el tema. los ciudadanos normales hacemos lo que queremos. en chile, durante muchos años fuimos forzados a acatar normas, reglas y formas de pensar que no eran ni fueron del agrado de los chilenos, de esa forma nos convertimos en una sociedad falsa y chaquetera. si la iglesia dice que no podemos usar el preservativo, movemos la cabeza asintiendo, pero palpando el bolsillo del pantalon para saber si tenemos proteccion.
la verdad es lamentable, pero de esa forma funcionamos. asi que si un cura dice un dia que esta a favor del uso del condom, y al otro dia desiste. nos importa un pepino. igual lo seguiremos usando. total dios quiere que vivamos.

4:30 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Francamente, sí que pecais de simplistas... La Iglesia dice que no se ha de usar el preservativo porque la única función del sexo debe ser (según ellos) la procreación. ya está, así de claro. Si un chico virgen se casa con una mujer virgen y ambos son fieles (no comenten uno de los pecados capitales que es el adulterio), las posibilidades de que pillen el SIDA son mínimas, mucho menores que una persona que mantenga relaciones sexuales promiscuas, por mucho condón que use.
Y así lo dicen, aunque se empeñen en hacer parecer a los curas unos subnormales con la cabeza llena de pájaros (tal y como nos muestra la hipergalardonada Mar Adentro).
Miren, les voy a mostrar un ejemplo exagerado pero creo que muy gráfico. No se enfaden, ni digan que es demagogia, que yo sólo quiero ejemplificar el asunto.
Imaginen que ahora a la peña le da por matar a puñaladas a todo quisqui. Según su manera de ver las cosas la Iglesia debería decir que "se ha de matar con pistola en la nuca, ya que es más rápido y duele menos". Evidentemente la Iglesia dirá que no se ha de matar. Y punto. Queda claro, ¿no?
En resumen, aquel que está dentro de la moral eclesiástica, independientemente de si ustedes o yo estamos de acuerdo o no con sus dictados, tendrá muy poco riesgo de ser contagiado de SIDA, al igual que un ermitaño, Robinson Crusoe o el niño dentro de la burbuja. Son los que están fuera de esa moral los que tienen que usar el condón para minimizar el riesgo, pero claro, esa ya es otra historia para la Iglesia.

9:37 p. m.  
Blogger Elisabeta said...

Es inmoral si, como otras actuaciones de la Santa Institución que bordean el terreno de lo inhumano,no hay más que ver las imagenes de un anciano tan viejecito a quien no dejan descansar placidamente.Estoy totalmente de acuerdo con tu post.saludos

1:30 p. m.  
Blogger RUFUS said...

no sé, totalmnte deakuerdo con la denuncia a la cupula vatikana (no tienen los pies en el cielo de tanto rezar al puritanismo), pero mientras no inventen el papel WC de segunda mano...

3:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ante tanto alboroto el otro día decidí llamar a Dios y preguntarle que opinaba del tema. "¡Qué divina!" pensaréis "habla con Dios en línea directa", ¡Pues va a ser que sí! Como creyente llevo a Dios en el corazón y él es quien me dicta que debo hacer y que no. Es mi guía, mi conciencia y el centro de mi fe. Lo que digan los que alardean ser sus representantes en este mundo me ofende (y mucho) como ser humano, pero no me afecta en mi vida, porque no pienso que sean personas capacitadas para dar ciertas opiníones,y más sobre sexo (o no deberían serlo ¿no?). por lo tanto: a palabras necias, oídos sordos; y si los necios gritan, con ponerles un esparadrado de ignorancia en la boca nos sobra.





...¡Ah!, se me olvidaba: ¿queréis saber lo que me dijo Dios? Que si hubiera querido que no evolucionásemos, nos habría hecho tontos de remate.
Un saludo
MEG

2:12 a. m.  
Anonymous contradiccio said...

Bueno siempre quedará la apostasia... para una vida más higienizada... no?

2:14 p. m.  
Anonymous Katungo said...

No veo el problema en los obispos progres o retros, en la jurisprudencia místico-religiosa o en la normativa higiénico-moral.
La cuestión, en mi humilde entender, está en creer o no en seres sobrenaturales, totémicos o crucificados, con representantes autoungidos que pretenden descifrar oráculos, interpretando qué está bien y qué está mal hacer. Si la humanidad persiste en su idiocia, pues está bien que esto ocurra.
Pero todos los que no se sientan incluídos tienen (tenemos) el íntimo y soberano derecho de mandarles a cagar con sus gordos culos en los áureos inodoros vaticanos.
Así sea

3:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home