lunes, agosto 22, 2005

Willy Wonka y el billete dorado

Si debido al alguna extraña confluencia de los astros se cruzaban uno de mis directores favoritos: Tim Burton, con un escritor genial como Roald Dhald, yo tenía que ver el resultado, y éste ha sido realmente fantástico.

De crío, y no tan crío, había leído Charlie y la Fabrica de Chocolate varias veces. Me parece un libro increíble, de un autor que no trata a los niños como tontitos, característica muy común en muchos autores de literatura infantil. Me pareció, por poner un ejemplo, terriblemente divertido y nada ñoño "Las brujas", libro que leí ya de adulto (me lo prestó un niño). Y por cierto, este autor no sólo tiene en su haber literatura infantil; despliega una deliciosa ironía en libros para adultos como "Relatos de los inesperado" y roza lo erótico en los relatos de "El gran cambiazo"

En cuanto a la película baste decir una cosa: Tim Burton no me ha decepcionado en absoluto. No esperaba menos de él. Y es mucho decir.

Mientras tanto yo sigo buscando mi billete dorado