miércoles, octubre 26, 2005

Estatuto del periodista

Se esta "cocinando" un Estatuto del periodista. (Aparentemente) todo muy carca: carnet del periodista y repercursiones inciertas sobre los blogs... Supongo que habrá gente que piense que por ejemplo yo no estoy capacitado para informar sobre concursos literarios y literatura en general porque no soy periodista profesional, y en un momento dado se me podría vetar por ello el acceso a alguna fuente de información abierta para profesionales.

Ahora que todos tenemos a nuestro alcance las herramientas necesarias para comunicarnos con los que nos rodean (virtualmente) parece que esta nueva situación no le gusta a todo el mundo. Además el proyecto está firmado por organizaciones de izquierda. Es triste ver que vivimos en un país en el que ni la izquierda ni la derecha entienden nada, y ambas apuestan por restringir la libertad.

Más información en Ciberpunk

lunes, octubre 24, 2005

Devuelve la plata, hijo

He encontrado vía Moleskine (blog de un escritor peruano) la respuesta que Jaime Bayly da a raíz del asunto del Premio Planeta y las críticas de Marsé.

Francamente divertida, merece la pena leerla. Se puede hacer en El Mundo

jueves, octubre 20, 2005

Relativizando

Una vez más nos enfrentamos a un post en dos tiempos.

Cara A. Leo hoy en muchos medios diferentes que la gripe aviar se ha cobrado la decimotercera muerte en Tailandia. Es importante, pero teniendo en cuenta que en España el último fin de semana murieron más de 40 personas en la carretera, me parece que tiene una importancia relativa (al menos por ahora).

Cara B. También he leído que hoy es el aniversario del Monopoly, y me ha llamado la atención un dato: el juego estuvo prohibido en la URSS, y (me imagino que todavía lo está) en Cuba. Sería muy interesante un debate sobre capitalismo y comunismo, y sobre que ambos modelos cuando se tambalean recurren a las prohibiciones, pero llevar esa disyuntiva a los tableros de juego... ¿tiene una importancia relativa?

lunes, octubre 17, 2005

Juan Marsé y el Premio Planeta

Veía ayer por la tele como Juan Marsé se despachaba a gusto con la ganadora y el finalista del Premio Planeta, premios de cuyo jurado él es miembro. Se me ocurren dos reflexiones al respecto, que voy a intentar separar porque no tienen nada que ver una con la otra.

Cara A. La primera es que probablemente tenga razón, que los dos libros no sean excesivamente buenos. Me imagino que la criba para que lleguen a ser finalistas dos personas tan mediáticas como Jaime Bayly y Maria de la Pau Janer ha sido intensa y muy orientada hacia lo comercial. Yo por ejemplo estoy convencido de que hay premios literarios medianos y pequeños que dan como resultado obras de calidad muy superior, aunque escritas por autores desconocidos.

Cara B. Repito, nada que ver con lo anterior. ¿Si Juan Marse piensa que en el Premio Planeta algo falla porque sigue repitiendo como jurado? Ayer cuestionó los premios literarios; supongo que no los cuestionaba tanto cuando ganó el Seix Barral en 1965, el Planeta en 1978, el Ateneo de Sevilla en 1990 y el Ciudad de Barcelona en 1995. El de ayer me pareció un ejercicio de fina hipocresía, de querer criticar algo a lo que tu perteneces y salir indemne de ello.

viernes, octubre 14, 2005

Llamando la atención

Tengo otro blog al que dedico menos tiempo que a La viga en mi ojo, y mucho menos tiempo que a la Guia de concursos, pero curiosamente, ese tercer blog, que se llama Las otras mascotas, ha salido esta semana en el Ciberpaís. Ignoro por qué razón ha llamado más la atención un proyecto tan incipiente que otros blogs más consolidados, pero ha sido así. A mí me parece curioso.

Lo he leído en Bicubic

lunes, octubre 10, 2005

Hoy me desahogo...

Cara A: La primera cadena de televisión española ofrece a partir de hoy tres culebrones seguidos después de comer. La digestión se frijolitos y otros condimentos va a ser lenta y pesada. ¿Esta era le televisión de calidad que nos prometían?

Cara B: Estoy esperando con calma y con paciencia a que los obispos y alguna avispa que otra tomen la calle para denunciar la grave situación que se ha creado en Ceuta y Melilla. Cuando ha habido otros acontecimientos que ellos consideran importantes, porque son contrarios a "su" moral han acudido prestos a las trincheras, tomando la calle con frenesí y alegría combativa. ¿A qué se debe este silencio? No se oye el fru-fru de las sotanas sobre las aceras....